¿Dofollow? ¿Nofollow? ¿Qué diferencias existen?¿Cuál es mejor para implementar? Posiblemente te hayan entrado estas dudas en algún momento en el que hayas empezado a crear vínculos web de manera interna o externa.

A la hora de vincular un sitio web con otro sitio web, es posible realizarlo de dos formas: a través del enlace dofollow y el enlace nofollow. El fin es el mismo, porque sirve para redirigir al sitio deseado, pero el motor de búsqueda interpreta de distinta forma el interés que guarda cada tipo de enlace.

En este post vamos a analizar las diferencias entre ambos enlaces y aprender a saber cuándo utilizar cada uno. Una información muy relevante para estrategias SEO como el Link building o el guest posting.

Para ellos, empezaremos explicando cada tipo de enlace:

¿Qué es un enlace dofollow?

Un enlace dofollow es un link de redirección que tiene la particularidad de pasar la autoridad del sitio web de origen al sitio web de destino. En términos SEO, esta transferencia se llama link juice y no solo ayuda a mejorar la autoridad del sitio web redirigido, sino la clasificación de palabras claves.

Podría decirse que un enlace dofollow es el reconocimiento de una web a otro por el contenido de calidad que ofrece, siendo por ello que Google y otros motores de búsqueda le otorgan más credibilidad y confianza, mejorando el posicionamiento web.

Por lo tanto, cuanto más enlaces dofollow reciba un sitio web, más posibilidades tendrás de aumentar su presencia en las primeras posiciones.

Hay que tener en cuenta que los enlaces dofollow pueden ser tanto externos como internos. Es decir, un sitio web puede redirigir un enlace de una página o entrada a otra.

Finalmente, mencionar que los enlaces dofollow se generan automáticamente. Si se desease que fuese enlace nofollow habría que modificarlo (más adelante explicamos como).

¿Cómo saber si un enlace dofollow?

Es sencillo. Para saber si un enlace es dofollow iremos a inspeccionar desde el navegador y verificar el link a través del código HTML. ¿Cómo se hace esto?

1- Clika con el botón derecho encima del enlace que se desee comprobar y selecciona “Inspeccionar”.
2- Se mostrará el código HTML asociado y si aparece el atributo rel=”no follow” es que no será dofollow. Por el contrario, si no aparece, pues si lo será.

Aunque esta es la manera más rápida, existen herramientas como Moz, Ahrefs o Seerobots que pueden ayudarte a descubrir si el enlace es dofollow o no.

¿Qué es un enlace nofollow?

Los enlaces nofollow surgieron en 2005 para luchar contra el spam. Fue una maniobra de Google para combatir el mal uso de blogueros a la hora de insertar comentarios en distintos portales para atraer tráfico a su sitio web.

Desde entonces, existe la posibilidad de insertar enlaces con el atributo nofollow, que viene a significar que la web de origen del link no respalda a la web de destino. Por lo tanto, no se transfiere esa autoridad que si genera un enlace dofollow y no sirve para el posicionamiento web.

Pero, ¿son entonces malos los enlaces nofollow? Para nada, pues aunque en términos SEO no tenga mucha importancia, sigue atrayendo tráfico al sitio web de destino.

A su vez, el sitio de origen no ve perjudicada su autoridad al redirigir a sitios que sean de dudosa calidad (podría generar penalizaciones) o simplemente no ayudan a la estrategia de backlinks.

De interés 👉 Para crear un enlace nofollow hay que crear el atributo rel=”no follow”

¿Cuándo utilizar un enlace dofollow y un enlace nofollow?

Como hemos comentado, ambos enlaces son totalmente válidos, pero es importante saber cuándo utilizar cada uno para sacarles partido y evitar posibles sanciones de Google y otros motores de búsqueda.

El “dofollow” se usará siempre que se quiera redirigir el enlace a un sitio relevante y que aporte el valor que el usuario merece. Esta práctica de reconocimiento es muy sana y bien vista por el algoritmo de Google, el cual ayudará a posicionar tanto al sitio web de origen como el de destino.

Eso sí, cuidado con intentar lucrarte con los enlaces dofollow, ya que Google lo tiene expresamente prohibido.

A su vez, el “nofollow” es recomendable usarlo cuando el link es de pago. Con esto se hace referencia a todo el contenido publicitario, colaboraciones o promociones. Al ser considerado Black Ha Seo, podría perjudicar el posicionamiento del sitio web si el enlace lo atribuye como “dofollow”.

Otro caso en el que es recomendable el uso del enlace nofollow es cuando queremos redirigir al usuario a una web de dudosa calidad o del que no existe una certeza acerca de la información.

Conclusiones

No le des importancia a la cantidad, sino a la calidad de los enlaces. Este podría ser el resumen perfecto sobre el uso de los enlaces en tu página web. Ya sean tanto internos como externos, dofollow o no follow, la finalidad debe ser siempre aportar valor al usuario y que este se sienta satisfecho al ser redirigido de un sitio a otro.

Si sigues teniendo preguntas acerca de los backlinks puedes hablar con nuestros expertos en SEO o dejarnos un comentario con la duda no aclarada. 🙂

Te puede interesar también: